Taller de empatía

En la Residencia para mayores de San Roque intentamos mantenernos proactivos, pacientes y motivados, por ello hemos celebrado un Taller de Empatía para que los trabajadores podamos entender mejor como se sienten los mayores del centro.

Desde la dirección del centro, con la colaboración inestimable de la psicóloga, terapeutas, enfermeros y fisioterapeutas, hemos diseñado un pequeño circuito donde se han realizado tareas rutinarias para los mayores y que vemos con normalidad en nuestro día a día.

De esta manera nos recordamos, entre todos, el esfuerzo que supone para ellos el hacer pequeñas tareas y que nosotros siempre debemos apoyarles y ayudarles basándonos en el cariño, la paciencia y los buenos modales con los usuarios.

Es por ello que todos los trabajadores de servicios varios, auxiliares y demás partes del equipo de esta casa, hemos llevado a cabo una serie de actividades básicas.

Este taller ha consistido en subir y bajar la rampa principal en silla de ruedas para percibir como lo sienten los abuelos, luego nos hemos puestos contenciones mecánicas con música fuerte para que sintamos la incomodidad que generan este tipo de medidas que solo empleamos en caso de extrema agitación o de riesgo de lesiones propias o hacia los demás.

Además, usamos la grúa para acostarnos y levantarnos de la cama y ver cuál es la percepción del abuelo.

Para terminar el taller, utilizamos un andador para movernos pero intentando simular las dificultades que ellos tienen en ciertos momentos. Para poder ponernos en su piel, nos hemos colocado pesos de 2 kg en los tobillos y unas bragas desechables a esa misma altura para limitar el movimiento.

El taller lo hicimos por áreas de trabajadores (auxiliares, servicios varios y equipo multidisciplinar) en pequeños grupos de 3 personas y ha sido una manera de acercarnos a sus sentimientos, que son lo más importante.